5 de septiembre de 2016

EL CASTILLO DE PERACENSE SIGUE CRECIENDO, EN ACTIVIDAD Y EN VISITANTES


De nuevo el Castillo de Peracense presenta datos espectaculares en la evolución de sus visitantes a lo largo del último mes.  Durante el mes de agosto han sido casi 5.200 las personas que han podido disfrutar de los tres recintos fortificados que posee esta fortaleza turolense,  suponiendo un aumento del 10 % con respecto al año 2015. Esta evolución es mayor si nos fijamos en los datos anuales del año, ya que el aumento es del 20,4%, con 2464 visitantes más.

En cuanto a las provincias de origen, de las que proceden los visitantes, son mayoritariamente de Zaragoza, Valencia y de la propia Teruel, seguidas de Madrid y Barcelona.  Por ahora el número de extranjeros que visita el castillo, aunque crece, sigue siendo pequeño (2,7%), siendo Francia, Alemania y EEUU los países de procedencia mayoritarios.

La información sobre el Castillo de Peracense es obtenida por diferentes medios por los turistas, el fundamental a través de recomendación de amigos y alojamientos (30%), internet también supone un escaparate imprescindible (18%) y a través de las oficinas de turismo y de programa del propio castillo (16%).  Muchos son también los que repiten su visita (27%) a los que se les intenta ofrecer mejoras y nuevas actividades a realizar en el interior del castillo.

Además, han sido muchas las actividades que se han realizado durante el mes de agosto, aumentando el atractivo que por sí solo ya tiene el Castillo de Peracense.  El evento más destacado ha sido, sin duda, el X Encuentro de Grupos de Recreación, organizado por la Asociación Fidelis Regi, que reunió a unos 80 recreacionistas y que atrajo a más de 1000 personas durante ese fin de semana (Os dejamos dos imágenes del evento).

Las visitas nocturnas y el visionado de estrellas han constituido una de las grandes novedades de este año, con un éxito de participación, que impidió que pudieran realizarse por todos los interesados. La actividad “A los pies del Castillo” supuso la realización de un recorrido por el entorno del castillo, a través de las rutas senderistas, recuperadas durante los últimos años, que nos permitió recorrer las rocas del rodeno y la aldea medieval abandonada, además de tener una perspectiva muy diferente del castillo, en este caso desde el punto de vista del atacante.  

Exhibición y práctica de Tiro con Arco, realización de rutas senderistas, visitas interpretativas en el interior del recinto fortificado y talleres para los más pequeños han sido otras de las actividades que este verano se han podido realizar en el Castillo de Peracense. 

Querer acercar la fortaleza a sus vecinos es otra de las iniciativas interesantes que se han llevado a cabo, manteniendo conversaciones con los habitantes de Peracense y ofreciéndoles una charla sobre los últimos trabajos arqueológicos realizados.

La celebración del día de los Castillos de la provincia de Teruel, organizado por ARCATUR, tuvo lugar esta edición en el Castillo de Peracense, lo que refuerza la importancia que este recinto fortificado posee. Durante el verano ha continuado la exposición de Armas de Asedio, que con más de 17 piezas supone un referente internacional en este tipo de exposiciones.

La próxima presentación del Plan Director, que durante los últimos meses se ha estado ejecutando por parte de los técnicos del castillo, supondrá un espaldarazo definitivo para concretar qué castillo se quiere en un castillo, donde recogerá consolidaciones, reconstrucciones y gestión futuras. Sin duda un documento que permitirá que la localidad de Peracense tengo su castillo medieval, perfectamente integrado en el siglo XXI.




31 de marzo de 2016

ESPECTACULAR INCREMENTO DE VISITANTES AL CASTILLO DE PERACENSE EN SEMANA SANTA



Este monumento turolense ha recibido un 30% más de turistas durante este puente festivo.

Entre los días 24 y 29 de marzo, de Jueves Santo a Martes de Pascua, casi 1.700 personas han recorrido esta fortaleza.  El día de mayor afluencia fue el sábado.  Esta cifra  supone un 30% más de turistas o viajeros si lo comparamos con la Semana Santa de 2015.  Las provincias que mayor número de visitantes han proporcionado al castillo han sido, y por este orden, Valencia, Zaragoza, Teruel, Alicante y Guadalajara.

Este año se han realizado visitas guiadas por el castillo –tras la experiencia piloto de 2015- por parte de los intérpretes de patrimonio Jesús Franco y Sara Argudo, que han sido seguidas por más de 300 personas en solo tres días –de viernes a domingo.  El calendario de apertura se alargó hasta el martes, día festivo en la ciudad de Teruel,  con una importante presencia por la tarde de turolenses, llegando hasta las 150 personas

Hay que destacar el mayor peso que está teniendo internet y redes sociales como canales de información, especialmente a través del perfil que el castillo tiene en Facebook. También hay que señalar el efecto que ha tenido entre los usuarios la difusión ejercida desde los medios de comunicación de ámbito local y regional, radio y periódico.

En el primer trimestre de 2016, el castillo ha recibido casi 3.300 visitantes, una cifra muy superior a los 1.200 visitantes del año 2015 en este mismo periodo, aunque entonces la Semana Santa cayó en abril.  Sin embargo, en estos momentos se está a punto de igualar la cifra de 2015 pero con un mes de antelación, lo que da idea del considerable tirón que está alcanzando el castillo de Peracense.

Durante el mes de abril continuarán la exposición de armas de guerra "Bajo Asedio" (de Trebuchet Park), y "Fotografía del I Concurso Castillos de Teruel" (de ARCATUR).  Y a partir del 20 de abril, el castillo incrementará su horario abriendo de miércoles a domingo 10:30-14:00 y 16:00-20:00.

Por otra parte, las visitas guiadas, que se han organizado durante Semana Santa por el Acueducto Romano en Gea de Albarracín,  han sido realizadas por más de 150 personas.




15 de febrero de 2016

EXCEPCIONAL HALLAZGO DE UNA REPRESENTACION DE JUDÍOS EN UNA CERÁMICA MEDIEVAL DE TERUEL

La prestigiosa revista Sefarad, editada por el CSIC, ha publicado en su último número (fascículo 75:2) un estudio sobre una escudilla descubierta en la plaza de la Judería turolense.



Dentro del conjunto de restos arqueológicos localizados hace varios años en la plaza de la Judería de Teruel, sobresale una pieza cerámica decorada elaborada entre finales del siglo XIII e inicios del XIV. Así lo pone de manifiesto el estudio desarrollado por el investigador Antonio Hernández Pardos, arqueólogo de Acrótera, que ha permitido identificar, presumiblemente, las figuras humanas pintadas como dos varones judíos, gracias a un exhaustivo análisis de la iconografía judía y cristianas de aquella época.  Tal y como se aprecia en la fotografía de la pieza -realizada por Cristina Bazán-, dos varones con barba miran a la derecha, uno cubierto por un capuz alargado y totalmente ajustado a la cara, complemento habitual de los judíos medievales.

Hasta el momento, la representación de judíos es escasa, y se restringía a miniaturas en manuscritos y a las pinturas que decoran retablos e iglesias.  Se trata, sin ninguna duda, de un caso realmente singular y casi único dentro del conjunto iconográfico judaico y del repertorio cerámico medieval en el Mediterráneo occidental.  En todo caso, la ciudad de Teruel puede presumir de conservar dos de las más antiguas  y sobresalientes representaciones de judíos de la Europa medieval: el artesonado mudéjar de la catedral y esta escudilla.  Son dos magníficos ejemplos de la pujanza social y económica de esta ciudad a inicios del siglo XIV, y de sus vecinos judíos en particular.

Esta excepcional pieza ha sido incorporada a la exposición permanente del Museo de Teruel tras su  remodelación, llevada a cabo en fechas recientes.  No obstante, la relación entre esta institución y la recuperación de la historia de los judíos turolenses se remonta a 1979, cuando la entonces directora del Museo, Purificación Atrián, publicó los primeros restos arqueológicos pertenecientes a esta judería: un edificio y una lámpara ritual.  En 2002, este Museo también incluyó numerosas cerámicas de esta procedencia en su exposición dedicada a la cerámica medieval de Teruel, Operis terre turolii.

La pieza en cuestión fue descubierta durante los trabajos arqueológicos que realizó en 2004 la empresa Acrótera-Gestión del Patrimonio en el subsuelo de la plaza, con motivo del proyecto de mejora de la plaza promovido por el Ayuntamiento de Teruel a través del programa Urban Teruel.  Además de la excavación arqueológica, también se realizó la consolidación y protección de las estructuras que habían aparecido, la cuales se conservan bajo el actual pavimento. Esta intervención arqueológica fue codirigida por Raquel Monteagudo y contó con la colaboración de Jesús Franco.

Con anterioridad, Antonio Hernández ha abordado el estudio de la vajilla cerámica de la Judería –publicado en 2014 por Arqueología y Territorio Medieval de la Universidad de Jaén-, y está previsto que analice los aspectos urbanísticos y constructivos que permitan conocer cómo eran las casas de la Judería de Teruel. La investigación desarrollada por este autor contó con la ayuda financiera de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón y del Instituto de Estudios Turolenses de la Diputación Provincial.  

19 de noviembre de 2015

LA ARQUEOLOGÍA ARAGONESA MOSTRARÁ TODO SU POTENCIAL



La semana próxima se celebra un congreso que va a reunir a la mayor parte de los arqueólogos de Aragón, evento en el se expondrán las novedades de este dinámico y variado sector.

Los próximos días 24-25 de noviembre de 2015 se va celebrar en Zaragoza, en el edificio Caixa Forum, el I Congreso de Arqueología y Patrimonio Aragonés, organizado por el Colegio Oficial de Doctores y Licenciados de Aragón –sección Arqueología- y la Universidad de Zaragoza.  El congreso contará con cinco sesiones temáticas: prehistoria, clásica, medieval, nuevas tecnologías y divulgación-, sobre las que el comité científico ha seleccionado un total de 60 comunicaciones.  ACROTERA-Gestión del Patrimonio participará activamente a través de sus técnicos Antonio Hernández Pardos y Jesús G. Franco Calvo, autores de cuatro comunicaciones de enorme interés.  Se trata de las siguientes:

-El suburbio occidental de Caesar Augusta: alfares y vertederos, dedicado a los últimos hallazgos de la producción alfarera de la Zaragoza romana, cuyos restos han sido localizados bajo el P.E.R.I. Las Armas-Casta Álvarez.

-La evolución urbanística en el entorno de la iglesia San Pedro de Teruel durante los siglos XIV-XVI, en el que se realiza una panorámica general del urbanismo de la ciudad, con hallazgos de primer nivel como un tramo del propio Acueducto de Teruel conservado en el subsuelo.

-La definición formal y tecnológica de la cerámica medieval del castillo de Albarracín, dedicado a los posibles centros productores de cerámica que abastecieron a esta privilegiada fortaleza durante los siglos XII y XIII.  Este trabajo ha sido elaborado junto a la Dra. Josefina Pérez-Arantegui, profesora de Química Inorgánica de la Universidad de Zaragoza.

-Ecomuseo de …: Turismo y didáctica del Patrimonio, centrado en la gestión de varios monumentos arqueológicos situados en la provincia de Teruel y sobre los que se está realizando una intensa labor de dinamización: Acueducto romano de Albarracín-Cella, castillo de Peracense y la ciudad romana de La Caridad en Caminreal.

En todos ellos se analizan diversos aspectos del Patrimonio arqueológico, tanto desde el punto de vista de la investigación, aplicación de nuevas tecnologías como de la divulgación, recogiéndose los resultados obtenidos en los últimos años.  Los trabajos que se presenten en este congreso serán publicados en 2016 a través de las actas del congreso.


Tras varias décadas en Aragón sin que se celebraran reuniones de este tipo, ante la escasez de publicaciones periódicas dedicadas a la materia que sobrevivan, y el frenazo de la propia actividad arqueológica, este Congreso va a constituir todo un revulsivo.  Se trata de una excepcional oportunidad para conocer las iniciativas más punteras y novedosas en la materia,  desarrollar sinergias y permitir una reflexión común acerca de los retos de la propia técnica y actividad arqueológica, durante castigada por la crisis económica y financiera desde 2008.

Antonio Hernández Pardos, arqueólogo